Japón Día 2: Tokio (Asakusa) y Nikko

by - 13:26

Primer desayuno en Tokio

Primer día en Tokio completito y lo queríamos aprovechar al máximo. Nos levantamos a las 08:00 de la mañana y como amanecía sobre las 06:00, a esa hora era ya completamente de día. Nos llevamos un poco de chasco al ver que estaba lloviendo, nosotros llevábamos un paraguas plegable en la maleta, pero R. y B. no habían traído ninguno, así que los del hotel le ofrecieron uno (que les duró poco, pero ya llegaremos a eso más adelante). [Tip: El préstamo de paraguas funciona en toda la ciudad, es normal coger un paraguas en un establecimiento y dejarlo en otro al llegar y hacer lo mismo a la salida]

Nos fuimos a desayunar a un sitio cercano al hotel (Café Pronto: mi crítica en Tripadvisor aquí). En el café tenían tres menús de desayuno a elegir, todos con ensalada, y luego aparte puedes pedir otras cosas. Al principio nos costó un poco comunicar lo que queremos a los camareros, porque no hablaban inglés, pero todo se resolvió señalando con el dedo [Tip:En japonés no existe el sonido "l" ni forma de pronunciar dos consonantes seguidas (siempre tienen que ir seguidas de vocal) por lo que la pronunciación de algunas palabras inglesas la hacen de forma diferente. Así drink--> dorink, cream--> curima, pronto-> puronto, salary--> sarary, etc.]

R. y B. se pidieron un menú de desayuno cada uno, Mr. Knook se pidió un Yakisoba-pan (un bocadillo de yakisoba, sí, ¡de fideos!) y yo probé una especie de huevos benedict que estaban muy buenos. De beber, té, por supuesto. Pero lo mejor es la bollería, estaba exquisita, ¡¡¡nada que envidiar a la francesa!!! Jugosa, deliciosa, sería una constante durante todo el viaje. Estos japoneses lo que copian, ¡¡¡¡lo copian bien!!!
0071 - Desayuno Pronto Cafe
Cruasán, yogur y ensalada (sí, era normal poner ensalada de desayuno)

0070 - Desayuno Pronto Cafe
Al fondo el yakisoba-pan (envuelto en plástico), dos platos con huevos benedict y una napolitana de chocolate
El desayuno nos costó unos 640Y (5€ al cambio) a cada uno. En general, como nos daríamos cuenta después, comer no era nada caro, más bien al contrario. Mientras desayunamos nos llamó la atención que se podía fumar dentro de los bares y restaurantes (pero no se podía caminar mientras se fumaba, ¿recordáis la señal?). ¡¡AÑOS DE DESVENTAJA!! ¡Para que veais! Esto nos fastidió bastante a todos, puesto que estábamos muy bien acostumbrados ya a la norma española, y desayunar entre fumadores no era muy agradable...También vimos los primeros japoneses dormidos (o debería decir muertos?) sobre la mesa, con la cara del lado, los brazos caídos, tal cual como si los acabasen de desactivar.

Intentando llegar a Nikko

El plan del día era ir a la ciudad de Nikko, centro religioso y turístico y declarada Patrimonio de la Humanidad. Para ir hay varias opciones, la que mejor nos convenía era coger el World Heritage Pass que por 3.600Y (unos 30€ al cambio) incluía transporte en tren y entradas a los principales sitios. Para coger el tren a Nikko nos dirigimos a a la estación de Ueno,  pero allí nos dijeron que sólo se podía comprar en la estación de Asakusa. Tras tomar el metro y llegar hasta Asakusa, nos dirigimos a la zona de trenes. Como siempre lo primero que preguntamos fue si hablaban inglés para entendernos mejor. Chotto (un poco) fue la respuesta que nos dieron, y hasta unos cuantos chottos después no caímos en la cuenta de que chotto=no. La cultura del chotto es lo que tiene... [Tip: En Japón la palabra "no" es muy fuerte y brusca y por ello apenas se usa.  Chotto viene a significar "no" pero dicho de una forma menos violenta. ]. Llegaron incluso a sacar y mirar el manual para ver cómo nos podían ayudar (recurrir al manual fue algo que vimos en más sitios después y que no dejaba de llamarnos la atención), siempre con resultados infructuosos.

Después de hacernos dar unas cuantas vueltas por la estación, que se vende allí, no, aquí no, allá... encontramos una oficina de información donde sí hablaban inglés. Allí nos vendieron el pase y nos dieron todas las instrucciones necesarias para llegar hasta Nikko.
0076 - Estación de Asakusa
La estación de Asakusa
0077 - Estación de Asakusa
Baldosas de color amarillo para indicar los itinerarios

Haciendo tiempo en Asakusa

Lamentablemente son las 09:40 y el tren para el que pudimos reservar billetes no sale hasta dentro de una hora, así que decidimos aprovechar para visitar la zona de Asakusa, en la cual nos hallábamos, la más tradicional de Tokio. Saliendo de la estación y de camino al templo vimos una tienda de takoyaki (bolitas de pulpo), otra de encurtidos, un Mcdonald's en el que es imposible descifrar nada y un puesto de Taiyakis (pastelitos con forma de pez) que tenían una pinta estupenda. Una pena que acabásemos de desayunar, o lo hubiéramos probado todo!
0079 - Asakusa y templo Senso-ji
Puesto de takoyakis
0080 - Asakusa y templo Senso-ji
Tienda de encurtidos 
0081 - Asakusa y templo Senso-ji
Las hamburguesas del Mcdonald's
0082 - Asakusa y templo Senso-ji
Extraños cartelitos de un gato a lo largo de la calle. ¿Alguien sabe lo que dice?
0083 - Asakusa y templo Senso-ji
Taiyakis, deliciosos.
0084 - Asakusa y templo Senso-ji
Los taiyakis los hacían al momento
Después de atravesar la galería de tiendas que quedaba delante de la estación, llegamos a Nakamise-dori (dori es calle en japonés), donde se puede encontrar todo tipo de artesanía japonesa.
0085 - Asakusa y templo Senso-ji
Nakamise-dori decorada con motivos de sakura
0086 - Asakusa y templo Senso-ji
Máscaras de teatro tradicional
Al final de Nakamise dori se encuentra el Templo Senso-ji. La palabra japonesa para templo budista es tera pero el mismo kanji también se pronuncia ji así que en la práctica los templos suelen terminar en -dera o -ji. Los templos son budistas y generalmente incluyen tres edificios esenciales: una pagoda, un gran salón llamado hondo o kondo y un salón de estudio monacal o kodo. Era nuestro primer templo y estábamos entusiasmados. La puerta Hozomon, de dos pisos y con su enorme farolillo rojo, es todo un símbolo. El farol lleva escrito el nombre de la ciudad de Kobunacho, que donó 5 millones de yenes al templo.
0087 - Asakusa y templo Senso-ji
La puerta Hozomon, entrada al templo Senso-ji al final de Nakamise-dori
0088 - Asakusa y templo Senso-ji
Puerta Hozomon.  A cada lado dos estatuas de Nio, dios protector de Buda.
Además por todas partes había estatuas y motivos de buda:
0102 - Asakusa y templo Senso-ji
Un waraji gigante, símbolo de poder de los guardianes de la puerta y amuleto contra el mal
0090 - Asakusa y templo Senso-ji
Buda Nadi Botokesan, para rogar por fortuna y auxilio en la enfermedad


0091 - Asakusa y templo Senso-ji
Detalle del segundo piso de la puerta Hozomon, que guarda varios tesoros budistas
0094 - Asakusa y templo Senso-ji
Ema con la figura de un buda
0096 - Asakusa y templo Senso-ji
Pagoda de 5 pisos donde se guardian reliquias de buda
Según cuenta la leyenda dos hermanos pescaron en el río Sumida una imagen de Kannon, diosa de la misericordia. El templo fue construido en su honor y es el más antiguo de todo Tokio. El original databa del 645, pero el actual es una reconstrucción, ya que miles de catástrofes en forma de terremotos y bombardeos han asolado la ciudad desde entonces.
0097 - Asakusa y templo Senso-ji
El hall principal visto desde la puerta Hozomon
Una vez pasada la puerta nos fijamos en la humareda que salía del quemador de incienso, situado en el centro. Se supone que el humo del incienso ayuda a curar las partes doloridas, las enfermedades y te mantiene sano. Por si era cierto nos acercamos y siguiendo el ejemplo de los locales, nos pasamos el incienso alrededor, tal y como hacían ellos.
0103 - Asakusa y templo Senso-ji
0104 - Asakusa y templo Senso-ji
En el quemador se pueden coger las barritas de incienso y pasarlas por las partes doloridas para curarlas
0112 - Asakusa y templo Senso-ji
También rezaban con ellas entre las manos
A la derecha había una fuente donde lavarse las manos y la boca para purificarse antes de entrar a rezar.
0109 - Asakusa y templo Senso-ji
En la chozuya el agua se recoge con un cazo y se lavan las dos manos y la boca antes de entrar al templo.
 El edificio principal también está presidido por un enorme farol rojo decorado entre otras cosas con una esvástica o manji en japonés, usada para representar el sol. En los mapas de Japón un manji indica un templo budista (similar a en nuestros mapas, que una cruz indica una iglesia).
0108 - Asakusa y templo Senso-ji
0099 - Asakusa y templo Senso-ji

La visita nos estaba gustando muchísimo, y disfrutamos cada paso del recorrido. Sin embargo, la zona de dentro del pabellón principal apenas la vimos porque teníamos que volver a la estación, era hora de coger el tren. Nos acercaríamos al día siguiente para acabar de verlo.

En ruta hacia Nikko

El tren que teníamos que coger era el Tobu Nikko (creo que fue el único tren que no fue JR), y además, debíamos asegurarnos de subir en los dos últimos vagones, porque el resto no llegaría a Nikko. Nos sorprendió el espartano interior del vagón, nos esperábamos algo más moderno, y se veía bastante viejillo...
0114 - Nikko
Animales antropomorfos por todas partes
0116 - Nikko
Interior del viejo vagón del Tobu
0117 - Nikko
Revisor avisando de la salida del tren

Visitas en Nikko

El trayecto duró 2 horas y 40 minutos, y nos fuimos entreteniendo con el paisaje y la compañía. Llegamos allí a las 13:00, bastante tarde para todo lo que habíamos madrugado. Una vez en la estación de Nikko teníamos que coger el World Heritage bus, que estaba incluido en el pase, para llegar a la zona de los templos. Se puede ir andando, pero el día no invitaba nada. Además teníamos que estar cogiendo el tren de vuelta a las 17:39 porque era el último, nos hacía falta el tiempo.
0120 - Nikko
Parada de bus de Nikko, justo enfrente de la estación de tren
Estuvimos unos 10 minutos esperando el bus, que como todos en Japón se sube por la parte de atrás y se baja por la de delante. Es decir, el conductor te cobra al salir y no al entrar. Nosotros simplemente tuvimos que enseñar nuestros pases y listo. Justo cuando nos subimos, R. se dio cuenta de que se había olvidado el paraguas que le habían prestado en el hotel en el tren. Ya era imposible recuperarlo...

Tras pocos minutos de recorrido cuesta arriba, llegamos a la zona de los templos, rodeada de vegetación, y fuimos a cambiar el pase que teníamos por las entradas, tal y como nos habían explicado en la oficina de información de Asakusa. El pase nos lo cambiaron por 5 entradas para 3 templos distintos.
0126 - Nikko
0127 - Nikko

En los templos se puede comprar una libretita por unos 1000Y (unos 9€). Después, en cada templo, por unos 300Y (unos 2€) te ponen el sello y el kanji del templo en una caligrafía preciosa. Esto no lo sabía entonces, nos enteramos hacia el final del viaje, si no lo hubiera hecho seguro :( [Tip: Puede ser un bonito recuerdo de Japón].

El santuario Tosho-gu

Entramos en el primer santuario, el Tosho-gu, mausoleo de Tokugawa Ieyasu, primer shogun del shogunato Tokugawa que gobernaría Japón durante más de 250 años, además de establecer la capital en Edo (hoy Tokio). El mausoleo fue construído por su nieto para que su espíritu descansase.

Era, también, el primer santuario que visitábamos en todo el viaje. Las entradas a los santuarios se marcan con un enorme torii, normalmente en piedra o en madera pintada de rollo brillante, que separa la zona sagrada de la profana.
0129 - Nikko
Torii de granito que da entrada al recinto del templo Tosho-gu
0135 - Nikko
Placas de madera de oración
Los santuarios son sintoístas. El sintoísmo es la religión nativa de Japón (el budismo se introdujo después, en el siglo VI) y veneran los kami, que pueden ser deidades personificadas, espíritus del bosque o fuerzas de la naturaleza (el viento, el agua, el sol...). Normalmente suelen tener un Honden donde se encuentra el kami representado por un espejo o una estatua que suele estar al final del santuario y al que no se puede entrar. Antes, y normalmente unido al Honden, está el Haiden, el edificio donde se hace el culto y tienen lugar las ceremonias.

El Tosho-gu fue declarado santuario en la era Meiji, por lo que a pesar de ser un santuario tiene muchos elementos budistas como las puertas de entrada o la enorme pagoda de 5 pisos. Esta perfecta coexistencia de las dos religiones (sintoísta y budista) es muy común en todo el país y refleja perfectamente como viven los japoneses la religión. Niomon, la puerta de entrada está flanqueada a cada lado por dos estatuas de Nio, dios guardián de Buda.
0132 - Nikko
Puerta Niomon con un Nio a cada lado
0139 - Nikko
Detalle del guardián Nio
0133 - Nikko
Pagoda de 5 pisos. Cada planta representa un elemento (tierra, agua, fuego, viento y cielo en orden ascendente)
A pesar de que era lunes, baía mucha gente, principalmente turistas japoneses [Tip: Es recomendable evitar el fin de semana para visitar Nikko, ya que suele haber más turistas]. Las japonesas van siempre perfectamente arregladas y se traían los tacones hasta para venir al medio del bosque. Muchos de los niños japoneses que vimos iban con la cabeza colgando, algo que nos parecía rarísimo, pues en occidente pecamos de todo lo contrario:
0130 - Nikko
Así practican flexibilidad desde pequeñitos
0136 - Nikko
Japonesa de punta en blanco que destaca sobre el resto de turistas
Después de atravesar la puerta Niomon, nos encontramos en el recinto propiamente dicho, rodados de toros o faroles de piedra.
0141 - Nikko 0142 - Nikko De frente los 3 almacenes sagrados con relieves de elefantes.
0143 - Nikko Al lado se encontraba el establo, con el relieve de los monos de la sabiduría: 0145 - Nikko También había muchas tablas de madera o ema. En cada tableta escribes un deseo y lo cuelgas para que el kami pueda verlo y hacer realidad tu deseo. El dinero que cuesta el ema financia el templo o el santuario. Además en cada santuario suelen tenerlos personalizados con motivos del sitio en cuestión. 0149 - Nikko 0147 - Nikko 0148 - Nikko Pasando otro torii llegamos a las escaleras. Todo está profusamente decorado, algo que no suele ser la norma en el resto de santuarios ni templos.0152 - Nikko 0146 - Nikko 0151 - Nikko 0153 - Nikko 0155 - Nikko 0156 - Nikko
La puerta Yomeimon es impresionante. De hecho es tan perfecta que tiene una de sus doce columnas esculpida boca abajo deliberadamente, para no enfadar a los espíritus con semejante perfección.
0159 - Nikko
0161 - Nikko
Detalle de la puerta
0157 - Nikko
Justo enfrente estaba la puerta Karamon, más pequeña, que da acceso a los santuarios del Shogun. Sin embargo la puerta no se podía atravesar, sino que había que dar la vuelta para poder entrar. 0154 - Nikko
0158 - Nikko
Detalle de la parte de arriba de la puerta
0160 - Nikko
Detalle de la magnífica decoración
Para acceder a cualquier tiempo o santuario, es necesario descalzarse. En este caso, tenían un casillero para dejar los zapatos, en otros te dan una bolsa para meterlos y llevarlos contigo durante la visita. [Tip: Trae los calcetines de ir al médico, sí, de esos sin tomantes! xD].

Todavía llovía y había bastante humedad. En cuanto nos sacamos los zapatos lo sentimos perfectamente, el suelo, de madera, estaba congelado!!!
0162 - Nikko
Casillero para dejar los zapatos
0165 - Nikko
Señal advirtiendo que está prohibido pisar la madera con zapatos
Tras subir unas escaleras accedimos al Haiden. Había muchísima gente. Alguien estaba explicando algo en japonés y el resto estaba sentado en el suelo escuchando. Hicimos como ellos y nos sentamos unos minutos hasta que acabó la explicación, pues era difícil moverse y no importunarlos puesto que teníamos que caminar entre ellos.  Cuando se levantaron nos acercamos a ver el Honden. No dejaban hacer fotos pero tampoco llamaba mucho la atención, nos esperábamos un altar enorme, o una estatua enorme y lo único que vimos fue unas figuritas al fondo, no muy distinguibles.

Al salir se podía ir a ver la tumba de Ieyasu atravesando la puerta Nemuri-neko (gato dormido) pero no estaba incluido en nuestra entrada y no nos detuvimos.

Por todas partes la decoración de los distintos edificios nos impresionaba. Sin embargo esta decoración tan profusa no es tan normal en Japón. Nikko es uno de los pocos sitios donde se puede ver semejante despliegue, en el resto la decoración suele ser más bien austera. Hay un dicho que dice

"No digas kekko (maravilloso) hasta que no hayas visto Nikko"
0163 - Nikko 0164 - Nikko
Fuimos directamente al Honji-do que sí estaba incluido en la entrada, una sala de madera con una pintura de un dragón en el techo. Un moje se ponía debajo de él y golpeaba dos trozos de madera que supuestamente reverberaban como el rugido de un dragón. La verdad es que molestaba más que otra cosa...Tampoco aquí dejaban hacer fotos dentro.
0167 - Nikko
El rinzo contiene una biblioteca de sutras
0166 - Nikko

Futara-san

Salimos del recinto del Tosho-gu y fuimos al santuario Futara-san a través de un camino flanqueado por faroles de piedra.
0168 - Nikko
0169 - Nikko
0170 - Nikko
Torii de bronce que da entrada al santuario de Futara-san
0171 - Nikko
Emas de corazones
Futara-san está consagrado a los dioses de los montes Nantai (hombre), Nyotai (mujer) y su hijo Taro. En constraste con Tosho-gu parecía poquita cosa. Era un espacio muy amplio con varios edificios desperdigados y apenas había gente.
0174 - Nikko
Barriles de sake que se bebe como parte de algunos rituales de purificación.
0175 - Nikko 0178 - Nikko Aquí pudimos ver por cómo rezaban. Primero tiraban unas moneditas a una especie de hucha, luego tiraban de la cuerda para hacer sonar la campana y daban dos palmadas para despertar al kami. Finalmente pedían su deseo y hacían una reverencia. En total el ritual no duraba ni dos minutos. No nos pudimos resisitir, y Mr. Knook y yo les imitamos una vez se hubieron marchado.
0176 - Nikko
Dos japonesas rezando

Taiyuin-byo

El siguiente santuario que visitamos fue el de Taiyuin-byo, mausoleo de Tokugawa Iemitsu y nieto de Tokugawa Ieyasu. De nuevo tuvimos que pasar por una puerta Niomon con estatuas del dios guerrero Nio a cada lado:
0182 - Nikko

0181 - Nikko La siguiente puerta, la puerta Nitenmon estaba en restauración, tapada con una especie de lona. Sólo pudimos ver las estatuas al pasar. Tras subir varias escaleras llegamos a la puerta Yasomon. 0187 - Nikko Y por último la puerta Karamon que daba acceso al Haiden.
0184 - Nikko

  0186 - Nikko La verdad es que este mausoleo también nos gustó mucho, especialmente por su situación, rodeado totalmente de bosque. Todo Nikko era un lugar mágico. Empezaba a entender muchas cosas de la cultura japonesa.
0185 - Nikko
Los bosques japoneses eran absolutamente impresionantes.
0188 - Nikko 0189 - Nikko

Rinno-ji y el Shinkyo-bashi

Al salir del templo de Taiyuin-byo ya eran casi las 16:00, hora en la que cierran la mayoría de los templos, y aún nos quedaba uno por visitar. R. y B. no quisieron forzar pero Mr. Knook y yo deshicimos corriendo todo el camino hasta llegar al templo de Rinno-ji., él último que nos faltaba por ver. Este templo estaba siendo sometido a una restauración rigurosa que no terminará hasta 2020 y todo lo que se veía por fuera era una especie de caja enorme que rodeaba todo el templo. Lo podéis ver aquí. Aún así entramos porque lo interesante de este templo eran las estatuas de Buda y Kannon que acoge en su interior (aunque verlas entre andamios le quita gracia). La visita fue muy cortita, y cuando salimos R. y B. todavía estaban llegando. No había más que hacer allí a esas horas, así que cogimos el autobús de vuelta a la estación, pero antes paramos en Shinkyo-bashi (bashi es puente en japonés), el puente que cruza el río Daiya, para sacar algunas fotos:0192 - Nikko 0194 - Nikko Después cogimos de nuevo el bus para la estación y nos fijamos en los pictogramas de los "priority seat". En la foto no lo parece tanto, pero en la realidad el último parecía que estaba sujetando una jeringuilla gigante. Así que para el resto del viaje se nos quedó que hay que ceder el asiento al politoxicómano xDDD
0195 - Nikko
En el interior del bus
0196 - Nikko
Brazo anormalmente corto, aerofagia, alien y politoxicómano
Cuando regresamos a la estación eran las 16:30 y todavía no habíamos comido. Los restaurantes de al lado de la estación estaban ya cerrados, y en la estación sólo había dos kioskos que vendían bento y que no tenían muy buena pinta...
0199 - Nikko
Uno de los kioskos de la estación
R. y B. se conformaron con lo que había por allí, pero Mr. Knook y yo salimos a buscar algo. Lo único que encontramos fue un puesto donde vendían manju, así que tomamos dos cada uno, uno frito y otro no. El frito tenía sal por encima. Estaban bastante buenos, pero no nos sirvieron para saciar el hambre, así que nos cogimos unos cacahuetes una vez de vuelta a la estación.
0197 - Nikko
Manju
En la estación no había nada que hacer, así que esperamos bastante aburridos la llegada del tren.
0198 - Nikko
Me llevó un buen rato encontrar Nikko en el mapa de la estación. Estaba todo escrito en kanji.
Cuando por fin llegó el tren, estábamos todos congelados. Lo bueno de los trenes y los metros era que los asientos estaban calefactados, así que enseguida entramos en calor. Lo malo es que esto también favorecía la somnolencia...

Probando los takoyakis en Asakusa

Tras 2h y 40 minutos llegamos de nuevo a Asakusa donde compramos unos takoyaki (las bolitas de pulpo) en el puesto que habíamos visto por la mañana y nos maravillamos por la forma que tienen de hacerlos:
0205 - Nikko
No estaban mal pero sabían mucho a jengibre y tan sólo tenían una puntita de pata de pulpo por bolita (la proteína era más bien escasa en las comidas japonesas, como nos quedaría claro los días siguientes).
0206 - Asakusa
También vimos nuestros primeros pez fugu.
0208 - Asakusa
Peces fugu reconvertidos en lámpara
0209 - Asakusa
Peces fugu en el acuerio de un restaurante
Nuestra idea era cenar por la zona pero estaba ya todo cerrado así que cada uno cogió algo para llevar de lo que había por la zona (nosotros repetimos takoyakis y R. se decantó por el McDonald's) y volvimos al hotel a dar cuenta de nuestros "manjares".
0207 - Asakusa

Te puede interesar

5 comentarios

  1. Y el bocadillo de yakisoba estaba bueno? al final no lo probamos jeje los taiyakis estan de vicio G_G me encantaban los de crema! "kurima"

    por cierto en el MC y otras cadenas,aunqueno entiendas el cartel, dentro te dan la carta en inglés ;)
    Y si, en las estaciones, ante la duda, al punto de INFO que hablan inglés ^_^

    Lo de fumar...es algo raro, en los restaurantes dejan que decida cada dueño si se puede o no, pero en muchas calles no puedes fumar (espacio público donde puedes molestar). Aun así, para suerte mia, apenas vimos fumar en los restaurantes donde fuimos. Y si ven niños, hasta dejan de fumar...creo que en eso son bastante mas concienciados.

    Los bosques de Nikko son impresionantes!! y las japos inventaron el "antes muerta que sencilla"! xDDDD

    Ains que hambre me has hecho venir con esas fotillos ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Akasha que rápida eres comentando!! xDDDD

      Dice Mr. Knook que sí, que el yakisoba estaba bueno. Pan blandito y relleno sabroso :)

      En muchos sitios te daban carta en inglés, pero el problema es que luego el camarero lo sepa entender. Ya contaré lo que nos pasó el penúltimo día xDDD

      Lo de fumar era común en Ueno. En los izakaya de Ameyoko, llenitos de "sarary man" al salir de trabajar y por la mañana en los cafés. Curiosamente eran siempre los de mayor edad los que fumaban y algunas chicas jovencitas. Más o menos como aquí xD

      Eliminar
    2. Pues lo probaré cuando vuelva!!!

      Nosotros no tuvimos problemas con eso, un poco inglés un poco japonés y señalando... xDD pero bueno, luego los pocos malos entendidos quedan pa hecharse unas risas jaja

      Claro, nosotros en Ueno fuimos a los kaiten sushi y poco mas (porla fiebre de jordi) al resto poco vimos fumar :S por suerte xD y lo que son locales familiares si que no dejaban...
      A mi me gustó el kaiten sushi que tenía el cartel de: no fumes (y un sushi tosiendo xD)

      Eliminar
  2. Thank you very much for publishing this kind of article. I read fully blog post. I am very happy read it
    Java training in Chennai
    informatica training in chennai
    oracle training in chennai


    ResponderEliminar